Nuestro futuro no se vende, se defiende

En el día de ayer estaba convocada una jornada de huelga lectiva en todos los niveles de enseñanza (primaria, secundaria y universitaria) así como manifestaciones en defensa de la educación pública y de calidad y como protesta por la progresiva mercantilización de la educación en España, como denuncia el CADUS en este manifiesto. En Sevilla, los estudiantes iniciaron la protesta a las 17.30 frente al campus universitario de Ramón y Cajal, y llevaron su lema, “Nuestro futuro no se vende, se defiende”, hasta las puertas del Parlamento Andaluz.
Vídeo realizado por Gregorio Verdugo.

F. Álvarez-Ossorio: “Es muy cómodo limitarse a explicar los problemas pero hay que ser valiente y dar soluciones”

El número 1 de la lista del Partido Andalucista para el Congreso de los Diputados por la provincia Sevilla en las elecciones del 20 de Noviembre, Fernando Álvarez-Ossorio, sabe donde se mete. No en vano, es profesor de Derecho de Constitucional en la Universidad de Sevilla, y el grupo de investigación al que pertenece es, precisamente, el de Unión Europea y Estado Autonómico. Esto último, el Estado de las Autonomías, y dentro de él, de forma especial, la andaluza, es algo que defiende a capa y espada como candidato andalucista. En las Cortes, ya como representante, pretende continuar con esta labor de defensa de lo andaluz, también consiguiendo apoyos para sacar adelante las propuestas que nos detalla en esta entrevista.

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Entrevista realizada por Gregorio Verdugo y Jesús Rodríguez.


¿Quieres ser periodista sin estudiar Periodismo? [Réplica a Gabriel Corbacho]

Mi compañero y amigo Gabriel Corbacho hace en su blog una crítica sobre el oficio de periodista y su desprestigio, a colación de los másteres que convocan diversos diarios y a través de los cuales, previo pago de una nada simbólica cantidad de dinero, cualquier licenciado, sí, cualquiera, puede ser periodista. Es una crítica que, cómo no, comparto, mas con algunos matices.

Él mismo da en el clavo de un aspecto que es clave, cuando habla de los conocimientos profundos, técnicos y específicos de una profesión que deben conocerse para poder ejercerla, como sucede en el caso de la medicina, el derecho o la ingeniería, por poner tres ejemplos. Precisamente la gran mayoría de los licenciados en Periodismo sale de la Facultad, tras cinco años de carrera, sin saber ejercer el oficio, y éstos de los másters quieren enseñar a la gente en unos cuantos meses lo que no se enseña en cinco años en la licenciatura.

Pero el problema, me da a mí la impresión, es precisamente ése: que los conocimientos profundos, técnicos y específicos que respecto de otras profesiones se enseñan en las facultades y escuelas, no se encuentra en la Licenciatura de Periodismo. En cinco años hemos aprendido algunas cosas útiles, sí, pero la mayoría de lo que nos han enseñado ha sido paja teórica y conocimientos que poco o nada tienen que ver con el periodismo.

Por eso pienso que no se puede pretender que para ser periodista haya que tragarse cinco (ahora cuatro) años de aprendizaje que, en su mayoría, no tiene que ver con nuestro trabajo o que es un compendio teórico para ratones de observatorio mediático, pero no para la gente que informa en el día a día sobre la realidad del mundo y de la gente.

La cosa es que el periodismo para mí no es una profesión, sino un oficio, entendido como una ocupación de artesano, a la que uno se empeña en cuerpo y alma, más allá de un horario, por dedicación, gusto, placer y vocación (que no bocación, que, como dice Juan Blanco, es la vocación de boquilla que mucha gente de la carrera dice tener por el periodismo). Una “ocupación habitual”, como dice la primera acepción de “oficio” en el DRAE.

El de la información es el único oficio que está recogido en la Constitución Española. Todo ciudadano tiene derecho a dar y recibir información. Es un derecho fundamental. Reconocer como periodista únicamente a quien tiene una licenciatura y está colegiado o asociado en el gremio no es sólo cercenar ese derecho fundamental, sino dar calidad de informador a quien tiene un papel pero, probablemente, ni sabe informar ni tiene ganas ni ha ejercido jamás ese trabajo, a pesar de contar con las herramientas que hoy nos da la web, mientras que alguien que, como nuestro compañero Gregorio Verdugo, que durante muchos años ha ejercido el periodismo sin ser licenciado, o, sin ir más lejos, el médico Carlos Herrera, que no es licenciado en periodismo, ya no podrían ejercer este oficio que, todos lo sabemos, desempeñan mejor que muchísimos licenciados.

Mal que nos pese, creo que volver a dar prestigio a este oficio y, sobre todo, conseguir que los ciudadanos vuelvan a creer de nuevo en el periodismo como un servicio público, un servicio al ciudadano, que no es otro que el objetivo que este oficio debería tener y jamás perder, todo eso es más responsabilidad de los que queremos hacer un #periodismorealya, un periodismo de, para y con las personas, lejos de las cifras, del espectáculo, de la gracieta burda, del morbo y del escándalo chillón. Los que hayamos cursado la licenciatura tendremos ventaja, pero sólo si hemos sabido aprovechar lo que nos haya podido aportar.

Como dice Bukowski, de la Facultad se sale ya parado. Llegar a ser un parado ilustrado depende de uno mismo, de ser un autodidacta, un curioso, un culillo de mal asiento. Lo que decía Roberto Arrocha: “El que no sea curioso no podrá disfrutar de esta profesión”. Y, añado yo según mi parecer, tampoco estará capacitado para ejercerla. Si no te preocupas por conocer el mundo y por aprender a contarlo de una u otra manera, entonces serás, en palabras de Bukowski, uno más en la fila de los tontos con papeles.

Que luego haya gente que se crea que por tener tal o cual papel o por ir corriendo detrás de algún famoso ya está haciendo periodismo, ya está otorgando un servicio básico de información para el ciudadano, pues a nosotros no debe irnos ni venirnos. Haz bien y no mires a quién, dice mi madre, y también que en todos lados hay gente buena y gente mala. Pero ya sabemos que por sus actos los conocerán y nos conocerán a nosotros. Así que debemos seguir haciendo el periodismo que nosotros creemos justo y necesario y esperar que nuestro trabajo dé sus frutos, aunque a nosotros nos falte el pan algunas veces (y yo me doy a mí mismo mi correspondiente palito en las costillas, dudando de que esto que digo ahora lo repita con tanta vehemencia dentro de unos años, cuando tenga el estómago vacío un día y otro y otro más).

Pero para que todo esto tenga el final que nosotros queremos, los ciudadanos también tienen que poner de su parte y entender que la información de calidad es aquella que verdaderamente les aporta algo en su vida, y no cualquier chisme barato con cuatro datos mal dados que acuda al morbo para llamar la atención del lector o el espectador. Tienen, tenemos todos (y ahí entran los también licenciados a los que va dirigida la oferta del máster que aparece en la entrada del blog de Gabriel), que comprender que el periodismo de calidad no está per se en un gran medio, igual que tener un título de licenciado no te hace periodista y que puedes serlo, y además bueno, aunque no lo tengas. Que no están todos los que son ni son todos los que están. Sin duda, ésa, la de la educación de las personas en una información libre y crítica como libre y crítico debe ser su pensamiento, es la más dura de las batallas que nos toca librar. Pero nuestro ánimo debe ser más fuerte, y estoy seguro de que, sin duda, lo es.

Résistance, compañeros.


Emilio Morenatti: fotografías

Un pequeño detalle de lo que está siendo (y va a ser hasta el jueves) el Congreso de Medios Regionales que la Universidad Pablo de Olavide organiza esta semana en Carmona, Sevilla (y un pequeño adelanto del post que colgaremos el fin de semana, con lo más relevante).

Este vídeo muestra, a su vez, un vídeo con parte de la obra del fotoperiodista español Emilio Morenatti, premio Fotopress 2009. El vídeo se proyectó al final de la tercera mesa de hoy, martes, en la que él y sus compañeros y amigos, Pablo Juliá y Juan Carlos Rodríguez Aparicio, hablaron de fotografía y fotoperiodismo.

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=zeKi_4m9WyI]

Puedes leer más sobre la mesa de fotoperiodismo del Congreso en las entradas de 1001 Medios y Ana Asuero. También puedes seguir el congreso a través de twitter, en nuestra cuenta y de la etiqueta #mediosregionales.


Haciendo periodismo

Ayer me encontré en mi twitter con un reply del compadre Jack, en el que me decía:

Sé constante y ve con determinación a por lo que quieres. Suerte.

Esta cita, así, leída al vuelo, suena al típico consejo de libro de autoayuda. Pero entendido en mi (nuestro) contexto, en el del quinto año de la carrera de Periodismo, es más bien el evangelio que hemos de seguir quienes no vemos la profesión como un echar horas en una redacción, sino como un patearse las calles para desentrañar la verdad del mundo.

Estos últimos tres meses me he dedicado a hacer algo que nunca, hasta entonces, había hecho: periodismo de verdad. Ello se lo tengo que agradecer a Jack, que me ha sacado de la dinámica de facultad y prácticas y me ha introducido en la realidad de la calle -ese sitio del cual los periodistas nunca debieron salir, y al que ahora, irónicamente, vuelven en manada-. Él me ha enseñado a desenvolverme en manifestaciones, en marchas, en conferencias, en entrevistas y en muchas otras situaciones.

Especialmente intensa ha sido la última semana, mientras elaboraba, junto al compañero Cerote, un reportaje que, sin duda, es el más delicado e importante de cuantos he realizado hasta hoy en mi corta carrera periodística. Además de los entresijos del contraste de la información -hablar con unos y otros, comprobar documentos, conseguir la opinión y el asesoramiento de expertos-, nos hemos topado con otras dificultades imprevistas que pueden estropearnos parte de los planes que, incialmente, teníamos para el reportaje.

En momentos como éste, cuando apenas tenemos tiempo para respirar, cuando dormimos 20 horas en una semana, cuando tenemos que hacer entrevistas a las ocho y media de la mañana con todo el frío del mundo o cuando nos surgen problemas inesperados, es cuando más importantes son palabras como ésta de Jack, porque nos ayudan a comprender que no podemos cesar en nuestro empeño por conseguir lo que queremos, ya sea una información concreta o llegar a ganarnos la vida con el reporterismo de calle. Que hay que echarle huevos, a todas horas.

El periodismo de verdad, ése sentido y no de bocación (vocación de boquilla, que diría Juan), ese periodismo encarnado en y a través de uno mismo, ése de contar historias, es un oficio muy sufrido. Si no estás dispuesto a renunciar a la comodidad de las ocho horas de redacción, de las ruedas de prensa, de los teletipos de copiar y pegar, está claro que no es lo tuyo. No te preocupes: siempre tendrás el funcionariado.

Pero si de verdad sientes que hay algo más allá de las cifras y las declaraciones, si realmente crees que la verdad del mundo está ahí fuera y no en un gabinete de comunicación o en la web de Europa Press, si tienes claro que el periodismo es tu sueño y que ese sueño está tejido con retales que son las historias que te quedan por contar, no lo dudes: coge la cámara y la libreta, y échate a la calle. Te saldrán callos en las manos y cebaduras en los pies, pero no tengas miedo: es divertidísimo. Seguramente nos encontremos por ahí. Salúdame si me ves. Hasta entonces, como dice Jack, mucha suerte.


"El Sáhara ha vuelto a los años del plomo"

En la mañana de ayer, Jack Daniel’s y servidor estuvimos en la Plaza Nueva de Sevilla, donde nuestra compañera de estudios Eva lleva a cabo una huelga de hambre en apoyo a la activista saharaui Aminetu Haidar y su lucha por la autodeterminación del Sáhara.

Junto a Eva se apostan frente al Ayuntamiento otros colectivos y personas saharauis residentes en España. Dos de estas chicas se unieron a Eva en la entrevista que Jack y yo le hicimos, y en la cual nos hablaron de su país, de la lucha y la situación de los saharauis y otras cosas como éstas.

Vodpod videos no longer available.

Después, otros dos muchachos saharauis y residentes en España desde hace años nos contaron cómo vivieron en los campamentos de refugiados y también nos hablaron del conflicto, desde la visión del pueblo que tiene todas las de perder.

Vodpod videos no longer available.

Posteriormente, a las 7 de la tarde, se realizó una manifestación en apoyo a la causa saharaui y para reivindicar la vuelta de Aminatu Haidar a El Aaiún. Todavía no se sabía que, varias horas después, la activista podría regresar a su ciudad, aunque Fernando Peralta, desde Lanzarote, anunció por teléfono a los manifestantes que todo parecía ir por buen camino.

Vodpod videos no longer available.

A continuación, podéis ver un vídeo con algunas de las fotos que tomamos Jack y yo durante las entrevistas. Esperamos que os gusten.

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=zwUHS_uEWQU]

Trabajito nos costó, ¿que no, Gre? | También en Jack Daniel’s Blog


El contraste de la información

Hoy, estimados lectores, en nuestro Curso Rápido de Periodismo Avanzado (ay, el legado de Caiga Quien Caiga…), vamos a aprender a tener en cuenta el valor del contraste de la información y de los datos, esa supuesta rutina periodística que, no obstante, está tan poco de moda y tan a menudo se la saltan en estos días en los que todo vale con tal de dar algo nuevo, espectacular y rimbombante.

Para ello, mi compadre Diego nos ha proporcionado esta fotografía publicada en la página 15 del número 16 de la edición de Sevilla del diario gratuito Aula Magna, un documento que constituye un maravilloso ejemplo ilustrativo para esta lección.

(clic para ampliar)

En esta fotografía aparecen tres compañeras y amigas mías. El periódico habla sobre ellas y sobre el puesto de chucherías que han montado para pagarse el viaje de fin carrera, pero en tres líneas de pie de foto comete sendos errores. Comprobemos detenidamente cuáles son:

  • Las muchachas no son estudiantes de 4º de Periodismo, sino de 5º.
  • O son estudiantes de 4º de Periodismo, o lo son del último curso. Nunca ambas cosas, puesto que el último curso es 5º.
  • Son estudiantes en el turno de mañana, no en el de tarde. De hecho, los grupos A, B y C desaparecieron hace cuatro años. Desde entonces, los grupos se denominan 1, 2 y 3.

Como podéis ver, queridos lectores, el contraste de los datos no es un mero detalle inventado por los profesores de Redacción para engrosar los apuntes del primer tema de la asignatura, sino que supone no sólo un ejercicio profesional que corrobora la autenticidad de aquello sobre lo que se informa, sino que además constituye -o así, al menos, debería ser entendida- una medida preventiva del periodista para evitar dejarse en ridículo a sí mismo ante el público.