A la orilla del Betis

En este lunes de pascua, conclusa la Semana Grande de Sevilla, estreno esta columna semanal, titulada A la orilla del Betis, que como todos sabrán es la denominación que los romanos dieron al río Guadalquivir. De modo que el hecho de que use este nombre para esta columna ya deja ver que versará principalmente sobre temas hispalenses. Pero no sólo eso, porque también daré la visión que desde las escaleras del Muelle de la Sal tenga de otros temas de más allá de las murallas de la ciudad.

*****

Así, me estreno con un asunto que ha dado muchísimo que hablar en Sevilla y en los pueblos colindantes, y del cual muchos de los que no sois de aquí habréis oído hablar si habéis estado atentos al segundo volumen de Radio Ruina. Hablo del Metro de Sevilla, ese medio de transporte durante más de tres décadas anhelado, y cuyo último proyecto de Línea 1 comenzó a construirse cinco años ha, y debería haber estado concluso hace casi tres.

Por fin se ha abierto esta primera línea del metropolitano, con ese jolgorio y esa afluencia clásicas de los sevillanos ante las cosas nuevas, pero también con colapsos resultantes de una apertura excesivamente anticipada incluso después de tres años de retrasos, ya que el Domingo de Ramos, primer día grande del año en la ciudad, dejó en evidencia la capacidad de un metro que no sólo cuenta con unos trenes de capacidad risible, sino que además cuenta con unos precios desorbitados que no incluyen ningún transbordo, ya que éste hay que pagarlo.

Todo ello sin contar que aún quedan cinco estaciones por concluir (la de la Puerta de Jerez, entrada al Centro, entre ellas) y que el futuro de las líneas 2, 3 y 4 continúa en el aire. O esto cambia mucho, o mal vamos. Al menos nos queda el consuelo de que la primera avería del Metro, con la cual incluso se han hecho porras, ha tardado en llegar más que cuando se descarriló su hermano menor, el tranvía Metro_Centro.

*****

En esta semana también nos sobresaltó (sobre todo a los que se enteraron el plena bulla semanasantera) la noticia de que Zapatero iba a hacer una remodelación bastante importante de su Gobierno. No sólo por el alcance de las reformas, sino porque entre éstas se incluía a Manuel Chaves como vicepresidente de Relaciones Autonómicas, por lo que se despedía de su casi vitalicio puesto de presidente de la Junta de Andalucía.

Ahora que sabemos que Chaves se va y que Gaspar Zarrías, su segundo de a bordo en el Gobierno autonómico, lo acompaña como nuevo Secretario de Estado en Política Territorial, la incertidumbre se cierne sobre la Junta de Andalucía. Queda de presidente José Antonio Griñán, hasta ahora consejero de Economía. Veremos cómo puede lidiar con la crisis y el millón largo de parados andaluces.

Pero, sobre todo, lo que acapara la atención de los andaluces es quién será el sucesor de Chaves al frente del PSOE-A. Se barajan nombres, entre ellos el del propio Griñán, mientras la gente, en las calles, en los bares o en las colas del SAE, hacen apuestas sobre el futuro rival de un Arenas que se presentará en 2012 una vez más, con la esperanza de romper su sambenito de eterno segundón.

Y mientras, en Madrid, con Elena Salgado como nueva ministra de Economía (sobre lo cual mejor ahorrar comentarios) y con los responsables económicos en desbandada, el Ministerio de Cultura recibe como máxima responsable a Ángeles González-Sinde, la experta tecnológica y cruzada antipirata. Un nombre más en la larga lista de personas claramente ineptas para conducir a la denostada cultura de nuestro país al lugar que se merece.

*****

No quisiera terminar sin hablar de otro más de esos vergonzosos acontecimientos que se suelen ver en la Facultad de Comunicación de Sevilla, esa casa del pensamiento único institucionalizado al más puro estilo soviético. No hablo de otra cosa que de esas jornadas sobre “Manipulación informativa y libertad de expresión en el ámbito local” a las que acudieron como ponentes representantes de la propia Facultad, de EL PAÍS y de LaRepública.es, además de a Antonio Rodrigo Torrijos, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla y líder de IU en la ciudad, quien arremetió a gusto contra ABC, en su habitual cruzada contra este diario.

Un nuevo espectáculo de falta de pluralidad (como critica Jack Daniel’s en su blog), en el cual, bajo el disfraz de discurso sobre “manipulación” y “libertad de expresión”, se monta una reunión de conferenciantes del mismo signo político (ése tan popular -¡palabra mágica!- en nuestra Fcom), entre ellos Torrijos, adalid de la libertad de prensa.

Vergüenza es lo que sentimos algunos al pisar cada día la Fcom Sevilla. Aunque la mayoría de los alumnos está muy contentos con este pensamiento único, mientras ponen carteles de Izquierda Anticapitalista, viven del cuento de Bolonia y demuestran que son buenos pupilos impidiendo la libertad de expresión. Y los demás, callan como putas.

Anuncios

2 comentarios on “A la orilla del Betis”

  1. Sara dice:

    ¿Sabemos si se invitó a esas jornadas a alguien más que no accediera a venir? Es cierto que en la facultad predomina una corriente ideológica o al menos se escucha sobre todo una corriente ideológica, demasiado a menudo por el silencio de los que deciden no hablar. Es una pena. Pero en la mayoría de los casos no creo que sea algo forzado, sino espontáneo.
    En cuanto a lo de los carteles… desgraciadamente radicales e intolerantes hay, en ambos bandos. También he visto carteles en contra del aborto pegados encima de otros a favor que previamente habían tachado… No creo que una cosa justifique a la otra, pero me parece que la culpa no es (como casi nunca) de uno solo.

  2. Gracias Jesu por la cita, compañero. Es deleznable que la facultad que debiera ser del pensamiento libre y democrático tenga estos deslices de servilismo, pero así son las cosas amigo.
    Enhorabuena por la nueva sección, aunque, como palangana que soy, lo de “Betis” me da cierto yuyu.
    Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s