La Universidad de Sevilla y su desorden crónico

Si hay una virtud resaltable en la Universidad de Sevilla, ésa es la constancia. Porque todos los años, sin excepción, a los alumnos de la Facultad de Comunicación nos informan de que no tenemos profesores en varias asignaturas.

En su versión 2008, el cuento de la buena pipa afecta a los alumnos de Periodismo Político (optativa) y uno de los dos grupos de Periodismo Especializado (obligatoria), ambas del Departamento de Periodismo II. Su ex-director, Juan Luis Manfredi (sustituído la semana pasada por Ramón Reig), nos explicó que el contrato se encontraba desde mayo en el Rectorado, pero que nadie lo había firmado, y por tanto la profesora, Aránzazu Román San Miguel, no estaba autorizada a dar clase. Al mismo tiempo, Manfredi nos dijo que él poco más podía hacer.

Unos cuantos alumnos nos reunimos y expusimos nuestro problema al Defensor Universitario de la Universidad, quien alegó que “ese asunto no es competencia directa del Defensor”, nos informó de que el Vicerrectorado de Profesorado afirmaba que “está en vías de solución cubrir la docencia” y nos remitió de nuevo al Director del Departamento.

Volvimos a hablar con Manfredi, que nos aseguró que el problema era burocrático: alguien en el Vicerrectorado de Profesorado -supuestamente, la encargada de firmar los contratos- estaba de baja y por eso el de nuestra profesora se encontraba en una pila de contratos sin firmar. Además, nos aseguraba que llevaba días intentando contactar con el Rectorado, pero que nadie le cogía el teléfono. El día siguiente -martes 7-, Manfredi se reunió con el Vicerrector. Más largas.

El miércoles 8 decidimos tomar medidas más contundentes que poner una simple instancia en secretaría -algo que ya habíamos hecho, por otra parte-. Se barajaba la opción de hacer una sentada ante el despacho del responsable en el Rectorado, pero la propuesta se derogó en vista de la nula implicación de los alumnos de la Fcom -excepto honrosas excepciones que se cuentan con los dedos de una mano- en cualquier tema que no sea una barrilada.

La única opción que nos quedaba era ir al Decanato y hablar con el Vicedecano de Ordenación Académica. Creíamos que existía tal puesto, pero no. Hablamos con la Vicedecana de Alumnos, y ella nos dijo que lleváramos a cabo todos los pasos que ya habíamos hecho: hablar con el director de Departamento, poner una instancia, hablar con el Defensor, hablar con el director de Departamento (again)… A continuación hablamos con Antonio López, Vicedecano de Prácticas y Formación Profesional, y él nos dio tres alternativas: hablar con el director de Departamento (no), sentada en el Rectorado (no…), o poner instancias a cascoporro.

– ¿Y esas instancias a dónde van luego?- preguntamos.
– Al director de Departamento.

En ese momento me sentí como en La Casa que Enloquece. Nos mandaban una y otra vez al punto de inicio, donde además estaban hartos de decirnos, básicamente, que nos buscáramos las habichuelas por nuestra cuenta. Finalmente dijimos a todo que sí, y nos fuimos.

Al final no hicimos nada, porque estábamos encerrados en una jaula burocrática y además, aunque acabáramos enterrados en papeles -cosa que ocurriría más temprano que tarde-, no nos iban a echar cuenta.

Después de todo esto, que me digan los señores de la US (seguro que más de uno leerá esto) qué quieren que pensemos los alumnos, al menos los de la Fcom. Año tras año vemos cómo nos faltan profesores por el cuento de los contratos. Perdemos meses de clases, y luego nos ponen sustitutos -eso si algún profesor caritativo no da clase de gratis-, o ni eso. Los directores de Departamento y el Decanato de la Fcom, en lugar de ayudarnos, se quitan el muerto de encima y nos mandan a nosotros a que les saquemos las castañas del fuego. Las instancias son simple papeleo que se suma al brutal atasco burocrático que la US parece que se niega a atajar. Y el Defensor de la Universidad se lava las manos a las primeras de cambio.

Y para colmo, tenemos que aguantar siempre la misma argumento vacuo e ineficaz, que ni siquiera vale para camuflar los errores propios:

Esto es una gran empresa, es como un elefante, y por tanto las cosas tienden a ir muy despacio.

Podría seguir despachándome a gusto, pero creo que es suficiente para que cada uno saque sus conclusiones. Además, no quiero que luego me lleguen citaciones para verme las caras con gente que pretende censurarme.

Anuncios

6 comentarios on “La Universidad de Sevilla y su desorden crónico”

  1. Buentes dice:

    La US es una vergüenza. La UPO tiene muchas cosas más a pesar de tener tan pocos años de vida… aunque siempre podremos decir que no tenemos a Lolo Silva como profesor en nuestra universidad.

  2. […] 15.10.08 Uncategorized Vengo a informarles de que ya puede ustedes leer mi despotricamiento sobre la Universidad de Sevilla y su desorden crónico, en exclusiva en Sin Futuro y Sin Un Duro. Comenten si les place y si les gusta indignarse tanto […]

  3. Egresada dice:

    Felicidades chicos! Acabo de ver en la 2 un minireportaje dedicado a Sin futuro y sin un duro y ha conseguido animarme a echarle un vistacillo a vuestro proyecto. Me parece una gran iniciativa!

    Querría añadir un comentario respecto a la irresponsabilidad de la US, en concreto de la Fac de Comunicación, y la forma en la que se resuleven estos desajustes. Como antigua alumna de periodismo he vivido esa situación de enfrentarme a una clase sin profesor, de presentarme a un exámen y que me dejen plantada junto al resto de mis compañeros porque allí no aparece ni dios que nos de una explicación por la ausencia de la responsable de la asignatura, de volverme loca buscando a un profesor porque su horario de tutorias decidió gastarlo en la cafetería, y mucho más de lo mismo…

    Lo irritante de todo esto, es que al final, el perjudicado es el alumno, ya que para poner un mísera queja en la que se denuncie la situación, ponen mil y una trabas y al final no te conduce a ningún lado.

    Me solidarizo con vuestro caso y mucho ánimo!!!!!

    La verdad está ahí fuera….

  4. Jesu dice:

    @Buentes: No sé qué es peor, si el Lolo Silva o si algunos de los que hay pululando por los pasillos de la Fcom.

    @Egresada: Al final se solucionó todo. La solución llegó como vino el problema, entre el silencio más absoluto. Pero para entonces, servidor, que ya estaba hasta los huevos, se había desmatriculado de la asignatura de Periodismo Político (Especializado la tengo con otra profesora).

  5. Ana dice:

    Es de vergüenza. Ánimo y que haya suerte!

  6. dediego dice:

    Esto demuestra qué abunda en la Universidad:

    antiprofesionales. Cuánto dinero público malgastado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s