Sobre la criminalización: capítulo 1 – el aparcamiento

[Un extracto de mi blog]

Me he propuesto iniciar una serie de posts hablando sobre la progresiva criminalización a la que estamos sometidos hoy en día por parte de las autoridades y los medios de comunicación que se encargan de censurar determinadas conductas y difundir el miedo y la prohibición en torno a ellas.

Cuando una acción no gusta a determinados sectores del poder establecido, allá que corren los medios como voz del poder imperante para decir que eso es algo que está mal hecho, que perjudica a tal y a cual, y que si lo haces eres un criminal. Y luego ya vendrán los gobiernos y las autoridades a prohibir legalmente dichas acciones y patatín y patatán… Pero a lo que me vengo a referir es que hoy en día existe una larga lista de conductas y acciones que desde los diversos poderes se nos intentan inculcar como tales, como crímenes que realmente no son tales. Hablo de cosas tan cercanas a nosotros como bajarse contenidos de Internet, disfrutar de la calle de determinadas formas, expresarse en ciertos términos…

Conforme se vayan presentando los ejemplos, iré hablando de ellos. Hoy voy a iniciar la serie hablando sobre un tema muy actual y de gran importancia (como siempre, mucha más de la que las autoridades le otorgan): el aparcamiento. Y no sólo en las grandes ciudades. Éste tema me lo pone en bandeja un reportaje de España Directo sobre los denominados por el programa como “aparcamientos pirata” en Madrid. Pero no hablaré sobre la situación en la capital, la cual desconozco por completo, sino que aprovecharé la coyuntura para disertar acerca de cómo andan las cosas en Sevilla.

La última vez que fui a Sevilla con el coche y me tocó buscar aparcamiento por el centro, las pasé verdaderamente canutas. Y tampoco creáis que estaba muy metido en la ciudad: estaba moviéndome entre la Plaza de España y el campus universitario de Ramon y Cajal, ya en lo que podríamos denominar como el ensanche.

Pues llegué sobre las 11, y hasta media hora más tarde no conseguí aparcar el coche. ¿Y quién pensó que lo hice en un lugar habilitado para ello? Lo puse en doble fila, metido a presión entre otros dos, y en una calle en la que está prohibido el aparcamiento con una hermosa línea amarilla. Pero claro, si no aparco ahí… ¿dónde coño me meto el coche? Teniendo en cuenta que todo el entorno de la Plaza de España, el Parque, Capitanía, el Prado, y la propia avenida Ramón y Cajal, así como todas las calles colindantes, se encuentran empetadas hasta las trancas de vehículos en fila simple, doble y hasta triple (algo que sólo se veía en el barrio de la Nueva Sevilla, en Castilleja), encima de las aceras, de los vados, de las líneas amarillas y de las plazas para minusválidos… asi no hay manera.

En el reportaje se hacía referencia a que la gente que diariamente se desplaza a Madrid desde las localidades colindantes, ha tomado la opción de aparcar el coche en los grandes solares de las afueras para desplazarse a sus lugares de trabajo en el centro mediante el autobús o el metro. También se informa de la existencia junto a urbanizaciones de grandes parkings espontáneos, y se muestra las molestias que éstos causan a los vecinos de dichos barrios, ya que en numerosas ocasiones se encuentran con coches en la misma puerta de su casa.

Comparando tal situación con la de la Sevilla, habría que es inaceptable que en una zona como la de la Plaza de España y el Prado, que se peatonalizará de aquí a varios años, esté como está de coches, en sitios en el que no deberían; que en el solar que hay justo delante del IES Los Viveros haya tal hacinación de coches, en buen estado y desguazados, ya que por no haber no hay ni depósito para los vehículos intervenidos por la Policía, y han de alojarlos allí; que en la Puerta Triana haya tal aglomeración descontrolada de coches, como si en vez de ser lo que es, un parking habilitado, fuera un sitio donde la gente se mete a su antojo.

Los esfuerzos de las autoridades por adaptar la ciudad a las necesidades actuales y dotarla de espacios habitables pero que a la misma vez ofrezcan una solución a los problemas de tráfico y estacionamiento, no se notan. No se entiende que en lugar de invertir en la construcción de carreteras, parkings subterráneos y equipamientos e infraestructuras, a lo que se dedique el dinero es a un coche ponemultas que no funciona y que acaba abandonado. No me extraña que así sea, porque si tiene que multar a todos aquellos que aparcan mal en Sevilla, van listos. Si Sevilla es precisamente la ciudad donde los tres carriles no existen: se abre una avenida con tres carriles, y al día siguiente está ocupado el derecho por una hilera de coches estacionados.

Además de la inversión, que no lo garantiza todo, lo que hay que tener es un poco más de planificación. Lo que no se puede hacer es lo que, por ejemplo, se ha hecho en Almensilla. En un barrio residencial (El Cerro de los Gordales) tan normal como otro cualquiera, muy bonito y sin problemas de acerado o aparcamiento, prolongan las calles con la construcción de casas de otra planta diferente, y cambiando también el acerado y las plazas de estacionamiento. Dejaron, para una barriada en la que se presupone que en cada casa habrá como mínimo dos coches, un espacio mínimo para aparcar, y ello trae consigo que haya que ir haciendo eslalon para conseguir pasar por la calle. ¿Tan difícil era prever los problemas de estacionamiento que se producirían, y dejar un poco más de espacio?

La voz en off del reportero decía lo siguiente: “Los trabajadores que vienen de fuera de la capital optan por dejar el coche a las afueras y trasladarse al centro en metro o autobús”. Y cualquier persona con dos deditos de frente pensará, al escuchar esto, que por qué las personas no se vienen directamente desde su casa usando el transporte público.

Bueno, no sé en Madrid, pero si a mí me preguntan lo mismo refiriéndose a Sevilla, yo respondería sin dudarlo un segundo que no lo hacemos porque simplemente no podemos. Se intenta que usemos el transporte público para paliar los efectos del tráfico masificado, de la contaminación de todo tipo, y de problemas como el que aquí nos ocupa. Pero no se puede pretender tal cosa sin antes lanzar una oferta de calidad. Si no tenemos metro, si el Tussam viene siempre con retraso y empetado, si la línea de mi pueblo pasa cada hora y tarde… Nosotros no podemos levantarnos a las cinco de la mañana para ir a trabajar o estudiar. Tanto como se propugna el derecho al descanso, no sé cómo nadie se fija en esto.

Pero claro, la cuestión es criminalizar a los conductores que se buscan las habichuelas para poder llegar a la hora al curro. El mensaje del reportaje es claro: aparcar en un solar de las afueras de cualquier gran ciudad es un acto criminal, y no debes hacerlo porque si no estarás contraviniendo la ley. Sin embargo, nada se dice de las responsabilidades que tienen las autoridades, o de las soluciones que he citado.

Es totalmente comprensible el malestar de los vecinos de las urbanizaciones de Madrid que se levantan todas las mañanas con un coche en la puerta de su casa. Pero lo que no se puede hacer es culpar a pobres curritos que sólo buscan un remedio para sus males. La gente aparca donde puede, y si las soluciones no llegan, más no se puede hacer.

Es responsabilidad de los medios asistir a la verdad, y no tachar, con generalización incluída, a la abrumadora mayoría de los ciudadanos de algo que no son, en pos de la defensa de los intereses de unos pocos.

Anuncios

4 comentarios on “Sobre la criminalización: capítulo 1 – el aparcamiento”

  1. pablolopez dice:

    Los parquímetros no han solucionado el problema del estacionamiento en Madrid, ese es el problema, que en la ciudad es complicado aparcar. Yo tengo un descampao en frente de mi casa, y vivo en el barrio del Pilar. Como es lógico todo el mundo lo usa y además como no pueden pintar sobre la tierra no pueden convertirlo en espacio de pago por parquímetros.

  2. Jesu dice:

    Para “solucionar” el problema -para el Ayuntamiento de Madrid- de no poder pintar sobre la tierra, sólo hace falta echar unas cuantas capitas de alquitran. Y créeme que lo harán.

  3. pablolopez dice:

    Espero que no, de momento el descampao lleva ahí toda la vida, ya le sacaré un foto y hago una entrada sobre él.

  4. Jesu dice:

    Perfe. ;)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s